El liderazgo situacional según Blanchart

Con todo equipo de trabajo se producen cambios constantes ocasionados por las fases de desarrollo por las que esté atravesando cada uno de sus miembros.

Por esta razón, el estilo de liderazgo más eficiente será el que busque ajustarse a los colaboradores en cada situación para obtener resultados positivos, pues si se trabaja tomando en cuenta las necesidades del equipo, cada uno de sus miembros se desempeñará mejor al momento de cumplir con las labores que les corresponda.

El autor y experto en temas de gerencia Kenneth Blanchard, sugiere que los líderes deben mantener un equilibrio entre dos tipos de comportamiento para adaptarse al nivel de desarrollo de su equipo de trabajo. Eso es lo que se conoce como liderazgo situacional.

Según Blanchard, el líder tiene diversos tipos de comportamientos como el directivo y el de apoyo. A través del primero, define funciones y tareas de los subordinados, señala qué, cómo y cuándo deben realizarlas y controla los resultados de éstas.

Mientras que con el segundo, se centra en el desarrollo del grupo, fomenta la participación de los trabajadores en la toma de decisiones, promueve la cohesión, apoya y motiva.

De acuerdo con el equipo

El comportamiento del líder puede variar debido a cuatro perfiles que, según Blanchard, se relacionan con la disposición y conocimiento de los subordinados.

Algunos requerirán control (más comportamiento directivo que de apoyo), supervisión (alto comportamiento, tanto directivo como de apoyo), asesoramiento (alto en apoyo y bajo en dirección) o delegación (apoyo y dirección bajos).

Cuando los miembros del grupo tienen un elevado nivel de motivación, pero uno bajo en competencia y carecen de conocimientos y experiencia, el líder debe planear cómo se pueden adquirir las habilidades necesarias para la realización de las tareas, mediante control.

Si los subordinados tienen poca competencia y su motivación varía por las dificultades del día a día, el apoyo y supervisión será lo idóneo para que desarrollen conocimientos, habilidades y seguridad para dar y desarrollar ideas que ayuden a mejorar la empresa.

A medida en que las personas han conseguido una mayor adaptación a las situaciones y una adecuada integración, es tiempo de ceder responsabilidades y asesorarles.

Finalmente, cuando los miembros incrementaron su rendimiento porque dominaron las habilidades y el conocimiento, el líder debe apoyarlos mediante la delegación de responsabilidades, que aligerará la carga al tiempo que eleva el sentimiento de pertenencia y competencia en el equipo de trabajo.

El más indicado

Antes de aplicar un tipo de liderazgo es necesario identificar funciones y actividades concretas del equipo de trabajo, así como habilidades y conocimientos necesarios para realizarlas. Luego, evaluar el nivel de competencia y de motivación y autoconfianza en el grupo.
Comentarios
Publicar un comentario